Follow by Email

sábado, 18 de mayo de 2013

EL PUNTO

Para la plástica, el punto es el más elemental de los signos gráficos, es la unidad más simple, irreductiblemente mínima de comunicación visual. No es un ente inmaterial, sino que al requerir una cierta superficie sobre el plano se materializa mediante la huella de un elemento o de formas cerradas. Para que el punto se perciba como tal, su tamaño debe ser adecuado en relación con el plano que lo contiene y los elementos que lo rodean, su forma externa es variable, sea circular, triangular, trapezoidal, o como simple mancha sin características geométricas, etc. Como elemento plástico el punto tiene gran atracción sobre el ojo y por lo tanto adquiere una determinada fuerza visual según sea su ubicación en una superficie dada. Esta fuerza o atracción se corresponde no solo con el lugar dispuesto en un sitio determinado, sino con otros factores como la relación:
• Del punto y el plano que lo contiene
• Del punto con las formas que lo rodean y contiene el plano
• Que establece la vecindad de otros puntos
• Del color o valor del punto con respecto al conjunto de la composición Los puntos agrupados o dispersos en una superficie son recibidos de diferentes maneras, según la distancia desde donde los observes pueden provocar sensación de planos transparentes, o percibirse como una superficie texturada. 
 
EL PUNTO, PRINCIPIO ESTRUCTURADOR DEL ESPACIO Con un solo punto comenzamos a estructurar, de una forma elemental, el espacio. Según situemos un punto en el espacio plano del papel, originaremos tensiones centrales que nos producirán la sensación de orden y equilibrio o de inestabilidad, respectivamente.     
 
EL PUNTO, ELEMENTO ESTRUCTURADOR DE FORMAS SIMPLES Con muchos puntos podemos realizar composiciones libres. Al utilizar las posibilidades infinitas de las formas, tamaño y combinación de los puntos, las realizaciones formales que podemos obtener son incalculables: composiciones por alineación creciente, uniforme, decreciente, por acumulación, por dispersión, etc.
Ejemplos de formas estructurales simples:         
 
EL PUNTO, ELEMENTO ESTRUCTURAL DE FORMAS COMPLEJAS Manejando el lenguaje que nos aporta el punto, podemos crear cualquier forma que imaginemos; por muy compleja que sea, podemos llegar a estructurarla. En realidad, cualquier imagen puede descomponerse en puntos. Crear una forma puede reducirse a imaginar los puntos que la constituyen plasmarlos sobre el papel.
 
EL PUNTO, COMO ELEMENTO EXPRESIVO Con el punto podemos comunicar sensaciones diferentes. El valor expresivo del punto se potencia cuando éste se multiplica tanto en número como en el tamaño o en forma, y cuando se organiza en diferentes posiciones sobre el plano. Por eso el punto puede ser utilizados:
• Como mancha,
• Como elemento de figuración,
  Como elemento de abstracción.
El punto como mancha, tanto por concentración como por dispersión, ofrece múltiples posibilidades gráficas. El punto, elemento de figuración permite expresar la forma y el volumen de los objetos, asi como evocar diferentes cualidades. El punto, elemento de abstracción posibilita la esquematización de figuras conocidas o bien la creación de composiciones geométricas.
 
 


Galería de Imágenes: